La ciencia es un factor clave para el progreso, la competitividad y el bienestar. En los últimos años, Cataluña ha incrementado la producción científica, tanto en calidad como en cantidad. El reto es que la ciudadanía conozca los beneficios de la investigación científica y la perciba como algo cercano y necesario.