29 noviembre 2021

La nueva Smart Classroom de «Escola l’Olivera»

El pasado 23 de noviembre se celebró la inauguración oficial del nuevo espacio «Smart Classroom» en la Escuela L’Olivera (Vallirana).

Se trata de un espacio compartido de trabajo y biblioteca, codiseñado con la comunidad educativa y que está en funcionamiento desde septiembre de este curso escolar 2021-2022. El centro ha organizado un horario para que cada uno de los cursos (desde infantil a primaria) pueda utilizar el espacio, al menos, una vez por semana. De esta forma tanto maestros como alumnado de todos los ciclos pueden pilotarlo.

A la jornada asistieron una representación del claustro, la Inspectora del Departament d’Educació, la responsable del Centre de Recursos Pedagògics del Baix Llobregat,  la Regidoria d’Educació del Ayuntameiento de Vallirana, la presidenta de la AFA junto a otras familias del centro, y el equipo Smart Classroom Project.

La apertura de la jornada corrió a cargo del equipo directivo: Patricia Castaño, Directora del centro, el Secretario y Coordinador TAC, Salvador Torresi y Rafa Cirujeda, Jefe de Estudios, impulsores de este proyecto. Expusieron el por qué de llevar a cabo un rediseño de los espacios, resaltando que el objetivo es desarrollar un proyecto de centro innovador, donde los espacios acompañen a las metodologías activas para facilitar la autonomía y el desarrollo holístico del alumnado. Concretamente, visualizaban esta necesidad de mejora del espacio como herramienta para impulsar e incentivar el aprendizaje, fomentar el trabajo cooperativo y el buen clima del aula, potenciar la competencia digital y el impulso de la lectura. La participación de la comunidad educativa en el proceso de rediseñar el nuevo espacio representaba también una característica de importancia para el equipo del centro. El nuevo espacio se convierte en un modelo para el cambio. Evidentemente, aunque el cambio ha sido muy bien recibido tanto por maestros como por alumnado, tal y como explica el equipo directivo, es un aula que debe estar en un constante proceso de reflexión y evaluación sobre su uso, al menos, en los primeros meses de funcionamiento.

Anna Escofet, miembro del equipo Smart Classroom Project, expuso, desde el punto de vista de la investigación, cómo se inició esta investigación y la importancia de repensar los espacios desde el codiseño y la investigación, haciendo partícipe a la comunidad educativa. Por último, mencionó los diez principios que debe tener un espacio Smart Classroom.

El centro recogió, en el siguiente vídeo, testimonios del alumnado explicando cómo es y cómo trabajan en el nuevo espacio:


El claustro compartió también su experiencia utilizando el nuevo espacio, remarcando la motivación del alumnado cuando están en la Smart Classroom y la mejora del clima en el aula: «Las personas son las mismas, las actividades son las habituales, pero el clima es aquí más calmado y se trabaja más a gusto.» En referencia al clima y autonomía del alumno, añaden; «los alumnos piden venir a trabajar en esta aula. Aquí no tienen asignado «su sitio», como tienen en su aula habitual. Es curioso ver cómo ellos mismos se organizan y se colocan dónde están mejor para trabajar.»

En relación al impacto que ha tenido este proyecto en el resto de espacios, los maestros y las maestras compartieron también, como empiezan a transformar otros espacios,«..ahora el cambio lo estamos llevando nosotros mismos a otros espacios, como el aula de música, que ahora es un espacio agradable, funcional y flexible», en el que incluso han construido una pequeña tarima.

Otras innovaciones, comienzan a implementarse por iniciativa de la maestro, por ejemplo, explican, “en el aula de ciclo infantil, ya se están haciendo algunos cambios, por ejemplo, la tutora ya ha decidido no poner mesa de maestro. »

La Inspectora, concluyó la jornada remarcando que cambios como lo realizado en este centro es una «oportunidad» para el alumnado, ya que, es un espacio que facilita el desarrollo de las competencias.